jueves, 23 de octubre de 2014

LAS AVES

Se le considera el grupo de animales vertebrados mejor caracterizados y mas fáciles de difinir. Un ave es un vertebrado provisto de pico, revestido de plumas y con los miembros anteriores transformados en alas.

Aunque parezca extraño, el esqueleto de las aves tiene similitudes con el de los mamíferos, a pesar de la modificación de los miembros anteriores. La única diferencia esta en los huesos de la muñeca y de los dedos, que aparecen muy atrofiados. El aparato respiratorio presenta, además de los pulmones, varias cámaras accesorias, llamadas sacos aéreos, con ramificaciones que envuelven los distintos órganos. En el aparato digestivo destaca el buche, cámara en la que los alimentos permanecen reblandeciéndose. Las aves tienen sangre caliente y el corazón dividido en cuatro cavidades. El olfato y el oído no parecen tener la importancia que los mamíferos, pero la vista sí.

El plumaje es un rasgo de estos animales. Es el equivalente al pelo de los mamíferos, pero con sus propias características. Una pluma consta del cálamo, estructura base a modo de tronco en el que van insertas, a veces, unas estructuras que son como un pluma menor o hiporraquis; superiormente se encuentra el raquis, y más arriba las barbas, sencillos filamentos que arrancan del cálamo. Los colores de las plumas son muy diversos, con matices bellísimos. Las plumas amas importantes son las de las alas, que al revestir los miembros anteriores constituyen el plano de sustentación en el vuelo. Las plumas están dispuestas como las pizarras de un tejado y cubren la base de las otras: son la coberteras o cobijas. Las plumas largas se llaman remeras: son primarias las que arrancan de la mano; secundarias las que lo hacen del antebrazo. El numero de remeras varía de una especie a otra. Las largas plumas de la cola son la timoneras, que son superiores o inferiores.

La reproducción es mediante huevos (ovípara) que las hembras depositan en los nidos por ellas mismas construidos ingeniosamente. Su alimentación abarca todas las posibilidades.

martes, 21 de octubre de 2014

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LOS ADOLESCENTES

  • No te dejes vencer por el desaliento.
  • No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
  • No dejes nunca de soñar, porque en sus sueños es libre el hombre.
  • No caigas en el peor de los errores, el silencio.
  • Valora la belleza de las cosas simples y tambien la simpleza de la belleza.
  • No traiciones tus creencias.
  • Vive intensamente y sin mediocridades.
  • Aprende de quienes pueden enseñarte.
  • ¡Aprende!, pero sobre todo aprende a vivir.
  • ¡Enseña! No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas.
  • Somos seres humanos llenos de posibilidades.

LOS ADOLESCENTES SON UN REFLEJO DE LA SOCIEDAD

La sociedad actual presenta muchos rasgos distintivos, como el individualismo, el hedonismo, el consumismo y la competitividad; y a la vez presenta demasiadas posibilidades: no tienen ilusión sobre su futuro y tiene graves problemas de identidad, debido a su heterogeneidad. Todos estos rasgos son perfectamente identificables en la mayoría de los adolescentes de hoy.

Así, los jóvenes les cuesta mucho realizar acciones que no los tenga como únicos beneficiarios, actúan en función de aquello que les produce placer, viven obsesionados como acumular cosas (si son caras, mucho mejor) y están en constante competencia entre ellos. Estos aspectos claro está, no son todos negativos; ser competitivo puede llevar  a la mejora personal y hacer cosas placenteras tampoco es malo. El problema se presenta cuando la falta de experiencia y, en ocasiones, de responsabilidad, lleva estas conductas a extremos. 

Por otro lado la carencia de identidad, que se vive en nuestro país, donde las diferentes culturas que lo habitan no han podido crear una sociedad que los reconozca como iguales a todos, es la raíz de la poca confianza en la solución de sus problemas y, peor aun, de fenómenos como el racismo y la discriminación.

Queda claro entonces, que los adolescentes son producto de su entorno y que muchas de las actitudes que presentan solo reflejan los problemas de una sociedad aún en formación. ¿Cómo se les puede pedir que actúen siempre de manera correcta cuando ven a diario que en su alrededor nada o casi nada es correcto?

¿CUAL SERÍA LA SOLUCIÓN?

Una vez más, la familia y la escuela son las responsables de hacer entender a los jóvenes que son ellos los principales agentes de cambio social. Si bien es cierto que las cosas no funcionan adecuadamente, la mejor actitud ante esto no es solo lamentarse o indignarse, sino actuar para que se produzca un cambio.

Las organizaciones juveniles, los grupos de voluntariado y los cristianos pueden ser los medios  a través de los cuales los adolescentes los adolescentes comprenden su papel en la sociedad.

Pero cada uno, por su parte, puede contribuir tambien reflexionando sobre sus conducta y creando  sus propias opiniones, sin dejarse influir por el grupo o los mensajes de los medios.